domingo, 13 de diciembre de 2015

EN FRANCIA EL FRENTE NACIONAL ESTÁ HERIDO PERO NO MUERTO

Los franceses le dieron la espalda a la extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones regionales francesas. Un respiro para gran parte del país. Pero dista mucho de ser algo estructural. Apenas la semana pasada, el FN obtenía casi un tercio de los votos y podía gobernar en seis departamentos. 

La reacción del electorado francés ha sido fulminante contra el Frente Nacional. La movilización y el llamado "frente republicano" han funcionado como cordón sanitario contra la extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones regionales francesas. El FN fue el partido más votado a nivel nacional en la primera ronda y ganó en seis regiones. Los sondeos a pie de urna aseguran que no logrará gobernar en ninguna. "Hemos sido víctimas de la manipulación y la difamación", ha dicho la líder ultraderechista Marine Le Pen. "Pero seremos el principal partido de la oposición en la mayoría de las regiones"

El terremoto político del domingo pasado, cuando el Frente Nacional resultó el gran vencedor de las elecciones regionales ha quedado mitigado. El presidente de Los Republicanos ha llamado, sin embargo, a no olvidar lo ocurrido. El pasado domingo, el FN no solo fue el partido más votado a nivel nacional (27,73% de los votos), sino que ganó en seis regiones. El primer ministro socialista Manuel Valls ha expresado una idea similar. "No podemos caer en ningún triunfalismo", ha dicho. "El peligro de la extrema derecha no se ha alejado".
Más en EL PAÍS

No hay comentarios:

Publicar un comentario