Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

PRISIONEROS EN LA REPÚBLICA DE LOS PREJUICIOS

Una vez discutí con mi vecino en plena calle. Nos insultamos, nos gritamos y todo eso delante de su hijo pequeño y de mi hija, ella ya grande, pero ruborizada ante el espectáculo deplorable de dos seres humanos adultos vociferándose barbaridades. El detonante fue el horario oportuno para sacar la basura. Compartimos el mismo cesto y eso obliga a compartir intereses. Yo protestaba porque mi vecino sacaba la basura en cualquier momento y él me recriminaba mi forma altanera de decirlo.  Fuimos incapaces de mirar objetivamente la situación, incapaces de escucharnos y, por todo eso, fuimos incapaces de decir con claridad y calma qué era lo que realmente queríamos conseguir.  Él terminó aclamando que estaba en el barrio desde hacía mucho tiempo. Yo, que no me importaba. Ambos nos metimos en nuestras casas y dimos un portazo con nuestro error en la cabeza. Detrás de la puerta pensé que, al fin y al cabo, él siempre me había parecido un simple fortachón (y seguro que peronista). Y él debió c…