Ir al contenido principal

¿CUÁLES SON LAS CIUDADES GLOBALES?

¿Dónde se ve la globalización sino es en las ciudades? 

Es en el Raval de Barcelona, con habitantes procedentes de 65 países, en la circulación permanente de turistas por Covent Garden en Londres o en los alrededores de Wall Street; en ciudades estado como Singapur o en puertos  colosales como Hong Kong. 

En la ciudad es donde vive la inmensa mayoría de un planeta con 7.000 millones de personas. Y son las urbes más grandes y más interconectadas del mundo las que contribuyen a establecer prioridades planetarias, proponen caminos para afrontar riesgos transnacionales y son nudos de integración mundial. 

Pero, ¿qué es una ciudad global?


En 2008 la revista Foreign Policy, la  consultora AT Kearney y el Chicago Council on Global Affairs publicaron un ranking de ciudades globales con el asesoramiento de Saskia Sassen y Witold Rybcynski entre otros. 

Desde entonces se ha ido actualizando. A su vez, el Grupo de Estudios sobre Globalización y Ciudades Mundiales (GaWC, sus siglas en inglés) de la Universidad de Loughborough de Londres hizo un trabajo parecido.

Para que una ciudad sea considerada global debe tener buenas puntuaciones en cinco áreas concretas que son en verdad todo un discurso sobre las claves para el buen funcionamiento de una metropoli: la actividad económica, el capital humano, el intercambio de información, la actividad cultural y el compromiso político. 

La lista está integrada por 60 ciudades. Y el top ten de esa colección es una buena metáfora de la distribución del poder en el mundo: cuatro ciudades son norteamericanas (New York, Los Ángeles, Chicago y Toronto), cuatro son asiáticas (Tokio, Hong Kong, Seúl y Singapur) y apenas dos son europeas (Londres y París).



Pero lo interesante va más allá de eso. Es destacable que en las cinco áreas que se consideran  esenciales, hay un componente muy alto de "comunicación", de "habilidad para el entendimiento", de "convivencia". 

El "capital humano", por ejemplo, indica que en estas ciudades hay altas proporciones de población inmigrante que forma parte de la identidad de la ciudad. 

El "intercambio de información", otro de los valores analizados, se refiere al papel de la comunicación con el exterior, al consumo de noticias internacionales, a la apertura de diálogo con el otro. 

La "actividad cultural", un aspecto que marca el ranking de la globalidad metropolitana, implica un fluido ida y vuelta entre comunidades, creencias, visiones del mundo que se cruzan en el espacio urbano. Turistas, locales, oriundos de primera generación y nuevos pobladores, inmigrantes, funcionarios, extranjeros expatriados forman  un conjunto de comunicación  con códigos nuevos y mestizos que ayuda a entender la ciudad del XXI.
 





Comentarios

Entradas populares de este blog

ARGENTINA Y SUS NEGROS

LA NEGRADA

Hay algo que desvela al argentino. Que lo hace sudar por la noche envuelto en pesadillas inquietantes. Un monstruo que lo persigue, que camina con paso cada vez más rápido hacia el corazón blanco de un país europeo. El argentino teme al negro; también lo desprecia pero, sobre todo, lo teme.

*       *       *
Hay muchas declinaciones de Negro en el Diccionario del Argentino Blanco:

"Negros": habitante de la villa y el asentamiento informal, calificado así por el blanco
"Negro de mierda": cualquier ciudadano que se interponga en el camino del blanco, y sea o no negro, amerindio o vasco
"Los negros": personal de la empresa, calificado por el jefe
"Una negrita" : Mujer trabajadora y "sin clase", según el estándar del blanco
"La negrada": engloba todo un conjunto de ciudadanos, normalmente trabajadores del conurbano porteño o habitantes de las villas
"Una negrada": se usa para referir un acto desagradable, algo que…

CATALUNYA O LA COMPETENCIA POR EL DISCURSO CONTRA LA INMIGRACIÓN

Si los analistas electorales (sobre todo los del PSOE) aún no han encontrado razones que expliquen el creciente apoyo al discurso contra la inmigración en los comicios del 22 M deberían dar una vuelta por Les Planes o La Florida, en L´Hospitalet de Llobregat, junto a Barcelona.
Hace años esos barrios fueron  la única acogida (muy poco hospitalaria) para los andaluces que emigraban a la Barcelona de los 60. Miles de familias de Málaga y de Jaén, de Almería y de Granada llegaron, se acomodaron como pudieron, vivieron, amaron y murieron en esos barrios inmensos, tristes y sin embargo esperados como la lluvia por los barraquistas.  "Los otros catalanes" los llamaba en 1957 Paco Candel en la novela  Donde la ciudad cambia de nombre
Algunos de ellos progresaron y se fueron de allí. Otros permanecieron, encajonados por su propio destino. Los años les fueron pasando entre calles que se iban degradando como ellos. Vivieron tantos años en la indiferencia que, después de las humillacio…