domingo, 28 de abril de 2013

BOSTON, SIRIA: MUERTOS DE DISTINTA CATEGORÍA

En su blog Próximo Oriente, el arabista y amigo Ignacio Álvarez Ossorio, se hace eco de un debate permanente: ¿cuál es el criterio para establecer "el valor de un muerto", periodísticamente hablando?. En el post  "No todos los muertos valen lo mismo" reseña a su vez el blog Obamaworld que se abre con una pregunta: "¿Por qué los muertos en Siria interesan menos que en Bostón?". 
Reproduzco el post íntegro y agrego una anotación profesional: cerca y lejos, esa es una de las respuestas. En periodismo la escala de la desgracia se mide según la cercanía, como es natural: un accidente en mi ciudad con dos muertos me afecta mas directamente que la muerte de 10 personas en un accidente en Nepal. Llevado al planeta en su conjunto, los ríos de tinta que corrieron por las 3 muertes de Bostón y que ya no corren por las decenas de muertes en Siria, reflejan la centralidad/cercanía de Estados Unidos y de la amenaza siempre presente del terrorismo. Más cerca están los efectos y más lejos están las causas. Pero en periodismo, como en la política, el efecto manda.

 No todos los muertos valen lo mismo

Jordi Pérez Colomé reflexiona en su blog Obamaworld sobre "Por qué los muertos en Siria interesan menos que en Boston". El asesinato de tres personas en la maratón de Boston ha generado ríos de tinta, mientras que la última masacre perpetrada por las tropas del régimen asadista apenas han merecido unas pocas líneas de unos medios de comunicación que ya empiezan a estar saturados por la crisis siria.
"Durante los días siguientes al atentado de Boston, a 15 kilómetros al suroeste de Damasco, en Jdeidet al-Fadel, morían docenas de sirios. El recuento varía: desde al menos 85 a más de 250 personas. Pero el mundo estaba pendiente de Boston, donde murieron 3. Algunos culpaban de este desprecio a los medios y a la falta de sensibilidad occidental. Quizá sea así. Pero es más natural de lo que parece, por estos tres motivos:
1. Interesa lo nuevo, inesperado y cercano. La actualidad es clave en periodismo porque lo que acaba de pasar interesa más [...]. En 2012 murieron 31.672 americanos por armas de fuego y solo 17 por terrorismo. Todos sabemos cómo y dónde ocurren los tiroteos: barrios degradados, drogas, peleas, accidentes. Son lugares y situaciones a evitar. Pero el terrorismo es más imprevisible. En Estados Unidos, la mayoría conoce a alguien con armas. Pero, ¿por qué un ciudadano se vuelve terrorista? Es una pregunta sin respuesta, pero que fascina [...]. El modo más cínico de hacer que la guerra en Siria se vuelva importante para Occidente es que jóvenes occidentales que hayan ido allí a luchar -hay unos centenares- vuelvan radicalizados y atenten. Los gobiernos de Europa y Estados Unidos presionarían para solucionar Siria.
2. En Siria ocurre lo mismo desde hace meses. La masacre de Jdeidet al-Fadel no es la primera que ocurre en Siria. La guerra entre el régimen y los rebeldes islamistas y seculares lleva ya más de un año. Es así de extraño, pero hoy es más noticia la destrucción de un minarete del siglo XI de la Mezquita Omeya de Alepo que las muertes cotidianas de docenas de personas. Aquí hay más fotos de antes y después:
mezqui2
mezquita1
La sociedad occidental ha pasado por todas las etapas de interés sobre Siria: una revolución auténtica, represión puntual, masacres mayores, masacres con imágenes (el brutal río de Alepo), el uso presunto de armas químicas. He podido comprobar esta evolución a través del blog y twitter: el interés es descendente desde la primera vez que se dice que ocurre. (Las visitas en el blog o los retuits son un buen modo de comprobar el interés de una noticia y a menudo exime de pecado a los periodistas.)
3. La información de Siria es incierta. Los rumores perjudican la causa de la oposición. El régimen sirio lo sabe y juega a la ambigüedad: ¿una masacre? Han sido los islamistas fieles a Al Qaeda; ¿armas químicas? Ha sido Al Qaeda. Siempre son los malos. Ante la falta de información fiable, basta con tener una excusa. Los periodistas y la gente se cansan de no saber qué hay de verdad y el alcance de cada noticia que llega de Siria. La confusión provoca desinterés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario