domingo, 9 de diciembre de 2012

EL OTRO 7 D: LA BATALLA DEL INDOAMERICANO DOS AÑOS DESPUES

Hace dos años Bernardo Salgueiro, Juan Quispe y Rosmary Puña fueron protagonistas sin querer de uno de los episodios más violentos en Buenos Aires. Fueron los tres muertos tras el conflicto del Parque Indoamericano. Unas 6000 personas se dirigieron al Parque, cercano a la Villa 20 en Soldati, al sur de la ciudad, para ocuparlo y reclamar vivienda. Muchos eran paraguayos y bolivianos. 

Momento del asalto al Parque Indoamericano
Durante 8 días el territorio se convirtió en una frontera en la que chocaban demasiadas fuerzas. Los inmigrantes bolivianos y paraguayos, reclamando viviendas en una de las Villas precisamente seleccionadas para el primer plan de urbanización que se aprobó por los legisladores de la ciudad de Buenos Aires en 2005. Los vecinos originarios del barrio, que como en muchos barrios de viejos inmigrantes, reclaman el territorio como propio, hijos de italianos y españoles que dicen "haber perdido ´su´ lugar por culpa del extranjero.
El gobierno de la ciudad y el gobierno de la nación que emplearon el conflicto para mostrar su única habilidad: la de intentar trasladar al otro una pelota cargada de explosivos.
Justo cuando el Gobierno de Cristina Fernández se dispone a "celebrar" el Día de la Democracia y los Derechos Humanos, que prometía ser una fiesta por el triunfo sobre el Grupo Clarín, se cumplen dos años de un caso que mostró qué distancia hay entre la retórica y la realidad.

Tras el desalojo se hizo un censo que incluyo a 13.300 personas. El jefe de Gabinete, Anibal Fernández, aseguró que se iba a financiar la adquisición de las tierras y ejecutar un plan para que los ocupantes accedan a una casa propia . La implementación quedaría bajo las directivas del gobierno Macri, el Ejecutivo Nacional aportaría un peso por cada peso que ponga la Ciudad, pero aclaro que todo aquel que usurpe no tendrá derecho a formar parte del plan de vivienda ni acceder a ningún plan social. Rodríguez Larreta, que considero excelente el accionar policial, prometió que las prioridades las tendrían quienes más lo necesitan, incluidos los ocupantes. 

Hoy todo sigue como estaba, más o menos. Algunas cosas peores. Otras mejores.

Entre las primeras, la vulnerabillidad de los inmigrantes, ahora presas más fáciles para las reacciones racistas. Como sucedió a las pocas semanas de la ocupación del parque, cuando a una mujer embarazada boliviana la hicieron bajar de un colectivo en la línea 50 al grito de "andate a tu país, bolita". La gesta fue aplaudida por todos los pasajeros.
Muro de la villa 20, coches abandonados y Soldati, al fondo
También es más vulnerable la vida en el lugar. El entorno de la Villa 20 sigue presidido por un inmenso cementerio de coches. El cementerio de autos de Villa Soldati se encuentra sobre la avenida Escalada junto a la villa. En el interior, pastizales secos de más de dos metros de alto cubren los restos de los autos arrojados por la Policía Federal, a cargo del predio. Nunca se escrituró el terreno y técnicamente sigue bajo propiedad de la Ciudad. 
Un informe de la Defensoría de la Ciudad recoge el trabajo hecho por el área de Salud Ambiental y el Centro de Salud y Acción Social 18, dependientes del Ministerio de Salud porteño, donde se especifica que entre las sustancias contaminantes generadas por los coches abandonados se encuentran hidrocarburos, arsénico, cadmio, cinc, cobre, cromo, mercurio y plomo. El estudio remarca que “la exposición crónica y continuada al plomo puede causar graves alteraciones digestivas, anemia y afectación del sistema nervioso. Y en el caso de mujeres, la exposición puede derivar en una mayor tendencia a la esterilidad y a los abortos espontáneos”. Además, alerta que “la exposición crónica puede causar una serie de daños neurológicos en los niños, como disminución del coeficiente intelectual, desórdenes en el comportamiento y en el aprendizaje y deficiencia en las funciones visomotoras, entre otros. Asimismo, se han advertido efectos subclínicos crónicos debido a la exposición a bajos niveles de plomo, como deficiente desarrollo cognitivo, trastornos en la conducta, deficiencia en la agudeza auditiva y talla reducida”. 
Otras cosas van mejor. Los negocios, por ejemplo. Toda esta zona está destinada a formar parte del futuro Polo Farmaceutico, muy apropiado para una zona altamente contaminada. Y muy cerca de allí, a sólo diez cuadras del Indoamericano, en el  parque Roca, un acuerdo del PRO con el kirchnerismo concesiona por treinta años más de 37 hectáreas para la empresa CTC Administradora S.A. 
No pagarán alquiler o canon; tendrán exenciones impositivas extraordinarias y autoriza a la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas, FAADEAC, a construir un centro de transferencia de cargas. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario