miércoles, 1 de agosto de 2012

CONURBANO DE BUENOS AIRES, RADIOGRAFÍA DE UN FRACASO

En la ciudad binaria del todo o nada
¿Será que los países pueden salir mal? Quiero decir, ¿habrá algo en la fabricación del país, un proceso, una tuerca, un momento del montaje, en el que algo falla y a partir de ahí se edifica sobre el error? 
Que un país (de punta a punta casi 6.000 kilómetros de extensión) acumule el 40% de su población en el 1% del territorio, muestra algunos errores. 
Que un país, capaz de alimentar a 350 millones de personas con su producción agropecuaria no pueda alimentar mínimamente a 2 millones de chicos, muestra algunos errores. 
Que un país, dotado un día de uno de los sistemas educativos más avanzados en América Latina, cuente hoy con la mitad de sus alumnos de secundaria que abandonan la escuelas, escuelas que se caen a pedazos en ocasiones, muestra algunos errores. 
Que un país, una vez ejemplo de red ferroviaria, permita que medio centenar de ciudadanos se maten en un tren que circula a 20 kilómetros por hora llegando a la estación término, muestra algunos errores. 
Patria de oportundidades y también de oportunistas, la dirigencia argentina (una de las de peor calidad en el continente) desde sus líderes políticos a sus jefes de empresa, desde sus dirigentes deportivos hasta los grandes patrimonios del país, haría bien en sentarse en el diván y tratar de entender que de tanta mezquindad sólo puede salir un fracaso. 
En el país donde la familia y el clan son los sistemas de promoción social, la muerte por asfixia del mérito y la competencia dan como resultado una República del Error, de un cruel error para millones de argentinos.
No mejor podía ser la recepción en los márgenes de la ciudad de millones de personas procedentes del Norte del país o de Paraguay o de Bolivia. Dos millones y medio de personas en villas y asentamientos "rodean" la capital argentina, recordándonos que es imposible hacer un país seguro dándole a la espalda a la injusticia. El conurbano de Buenos Aires es la radiografía de un fracaso es un artículo aparecido hoy en el diario Clarin de Argentina y que se convierte en espejo en el que deben mirarse todos los argentinos para preguntarse, ¿por qué hicimos tan mal tantas cosas?. A continuación reproducimos el artículo de Jorge Álvarez que se puede leer también en CIUDAD SI:

"En el marco de la disputa entre la presidenta de la Nación y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, aflora la realidad de 864 villas y asentamientos donde viven 500.000 familias, lo que representa más de dos millones de personas. El dato se desprende del informe habitacional realizado por la organización social Techo en los 30 municipios del conurbano bonaerense, presentado en el ciclo “#50M. Pensar y Actuar la Argentina de los 50 Millones de Ciudadanos” realizado en la UBA días pasados.

Dicho informe permite conocer la situación habitacional de villas y asentamientos del conurbano bonaerense, territorio de disputa del poder político desde la reforma constitucional de 1994, que eliminó el Colegio Electoral y lo transformó en el gran elector nacional.

¿Cómo es la vida dentro de estas barriadas populares? Allí sólo uno de cada tres vecinos accede al agua potable a través de la red pública, otro tercio accede por medio de pozos y el resto se arregla como puede . El acceso al gas es mayoritariamente por garrafas, que a su vez no cuentan con el subsidio que sí reciben los sectores medios urbanos. Ocho de cada diez aglomerados informales tienen en un radio cercano a las diez cuadras una escuela primaria pero poco menos de la mitad, escuelas secundarias.

El acceso a la salud se da mayoritariamente en salas de primeros auxilios, con horarios limitados de atención , ya que los hospitales se encuentran a enormes distancias. Entre las principales demandas de los vecinos se encuentran el mejoramiento habitacional, la construcción de veredas y calles asfaltadas, mayor iluminación pública y una política de combate al consumo de drogas En la suma de villas y asentamientos surge que cerca del 5% de la población de nuestro país vive en estas urbanizaciones precarias , siendo los Municipios de La Matanza, Quilmes, Moreno y Pilar los que lideran el ranking de mayor cantidad de enclaves habitacionales informales.
La irrisoria distribución de la población argentina que se hacina en Buenos Aires, o la trágica caricatura de una masacre de 51 personas que iban en un tren a la velocidad de una bicicleta, no son asuntos inconexos: son eslabones de una cadena de oportunidades perdidas que cada vez se hace más pesada.

Sin duda, esta fotografía debe interpelar a quienes han gobernado en el último tiempo, pero también a quienes aspiran a reemplazarlos por la ausencia de propuestas superadoras que permitan transformar esta realidad.

Debemos abandonar la estrategia reactiva, buscando siempre la culpa en el otro. Como sociedad nos merecemos algo mejor que las alternativas mediocres que se construyen dinamitando a quienes gobiernan en cualquier orden. Se puede hacer mucho con paciencia y continuidad"
:

No hay comentarios:

Publicar un comentario