domingo, 10 de junio de 2012

LIBROS POR ABU MOHAMMED

Libros para Mohammed es una idea hermosa que convierte los libros en ladrillos. Sí, en ladrillos. En la guerra, como en la frontera, hay pocos momentos que te lleven a sentirte de nuevo un ser humano. La frontera, o la guerra, es un lugar "sin techo", donde "uno" se convierte en "muchos", en pelotón o manada. Y, apenas en unos rincones diminutos del día, la hora de la comida, mientras suenan bombardeos con una cercanía pavorosa o el momento de compartir la botella de agua entre temporeros en medio de cientos de hectáreas de trabajo, solo en esos minutos fugaces pero que duran mucho se vuelve al territorio propio, a la casa de uno. A su lugar. Cuando nos sentamos a leer. El libro que viene con nosotros en los viajes de tren. El libro que te aleja de las penalidades diarias de la frontera al volver a casa. El libro que te hace olvidar los heridos que viste en el día en el frente de batalla, en cualquier frente y en cualquier batalla. Ese libro es tu diminuto territorio, el único lugar posible en medio de un mundo imposible. Es tu casa.
Puede ser un lugar seguro, un lugar amable, un lugar de recuerdos, un lugar de esperanza o nada de todo eso pero, sobre todo, es el tuyo. Es la suela que te permite caminar hacia adelante y derecho. No es un escudo, no te libra del infortunio. Te ayuda a vivir el momento, que es algo mucho más eterno. Desde Londres un periodista, Daniel Mermelstein, trata de reunir 500 libros para un ciudadano sirio, Abu Mohammed es su nombre ficticio, que vio como ardía su casa y su biblioteca bajo el fuego indecente de Bachar el Asad. Reconstruir su biblioteca es reconstruir su casa. Y no la casa de ladrillos que amparaba su vida. La casa eterna que rueda con nosotros, que para cuando paramos y que nos ayuda a acercarnos a lo que nos rodea. "Que todos lleven bolígrafos en las manos, que nadie lleva espadas" dice Mohammed. Enhorabuena Daniel, es una idea grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario