miércoles, 23 de mayo de 2012

Y LOS INMIGRANTES EN EUROPA, ¿QUE PIENSAN?

Frontera. Fotografía de Utopía Contagiosa
Por lo general, en el debate sobre la inmigración (en cualquier sociedad),  hay un  ausente: el propio inmigrante. Escuchamos y leemos encuestas que nos hablan de cómo los locales  (catalán, tejano o porteño) perciben la presencia de extranjeros. De hecho tenemos una buena fotografía de sus crecientes miedos.  Pero casi nada sabemos de lo que piensa el extranjero de su propia experiencia inmigratoria. 
Por eso resulta interesante la encuesta "Immigrant citizens Survey", algo así como Encuesta sobre Ciudadanos Inmigrantes (empezamos bien en este caso...), cuyos resultados se conocieron hace unos días. La encuesta es realizada por el Migration Policy Group y cuenta con el apoyo de la Fundación Rey Balduino.

Las conclusiones son llamativas. 

* Un 75% de los inmigrantes quiere convertirse en ciudadano del país en el que reside, se siente suficientemente integrado para dar ese paso y cree que eso le dará mejores oportunidades.

* La educación es el instrumento que más valoran los inmigrantes para desarrollar su proceso de convivencia con el país de acogida. Y, en especial, valoran la formación idiomática y todo lo que les ayude a entender mejor el lugar en el que viven.

* El inmigrante en la misma proporción que los locales desea participar en política, en asociaciones o en actividades comunitarias. Y la inmensa mayoría valoraría positivamente que los partidos se hicieran más diversos.

* Lo peor: dicen tener una formación superior al empleo que desarrollan.

Significativo, y peligroso al mismo tiempo, que el radar de este debate sobre el futuro de la sociedad europea como una sociedad globalizada étnica, racial, religiosa y nacionalmente registre solamente las voces del descontento "blanco"
La visión positiva que tiene el extranjero de su propia experiencia migratoria choca con los discursos políticos que cada día alimentan el lado oscuro  del imaginario colectivo. Parecería que dos generaciones en Europa son suficientes para olvidar hasta donde conduce la política del odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario