sábado, 5 de mayo de 2012

CUANDO LA PATRIA LO DEMANDE

"El racismo de los intelectuales" es un artículo de Alain Badiou que toca con precisión una de las principales teclas del debate sobre la inmigración: la cobardía de los dirigentes políticos, temerosos de "explicar" la creciente presencia de extranjeros en la sociedad europea. Han preferido, sobre todo en la izquierda, entonar un discurso contemporizador y aparentemente comprensivo: a los blancos les han dicho que entienden sus prejuicios y han votado de forma vergonzosa innumerables normas y medidas que sencillamente estigmatizan o expulsan del espacio público a quien se considera extraño. A los extranjeros, que deben adaptarse y mantener sus costumbres. 
Para la derecha, la presencia de inmigracióm ha sido como la cuerda que necesita el equilibrista: un peligroso territorio sin el que su actividad no tiene sentido. Para la izquierda, la presencia de inmigración ha sido como la cuerda que estrangula. 
Ambos han jugado con fuego. Han preferido interpretar al extranjero como un recurso, económico o electoral, pero no como un germen de cambio social. 
Hoy llama la atención el grado de sorpresa con el que Europa mira el ascenso del discurso de extrema derecha, puesto que todos alimentan el monstruo. Quizás la patria europea se lo demande algún día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario