sábado, 9 de julio de 2011

LA RELATIVIDAD DE LOS SÍMBOLOS, LOS MINARETES EN SUIZA Y EL ESPÍRITU DE QINNASRIN

Minarete en Suiza. El referendum de 2009 los prohibe pues distorsionan el paisaje

En noviembre de 2009 un 57% de los suizos votó en favor de que se prohibiera la construcción de minaretes en las mezquitas suizas. Fue un referendum polémico y cuyo eco se oyó en toda Europa. No era la pimera vez ni mucho menos que los minaretes, como símbolo visible de la presencia del islam en Europa, se convertían en furiosos gigantes que la civilización democrática europea considera prescindibles para práctica el Islam. Es verdad que en Suiza aparcar el coche torcido es motivo de comentarios en el barrio, así que no es extraño que una presencia islámica que corte el paisaje calvinista cause tanto desasosiego.
Los musulmanes han recurrido pero hoy el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo dice que los denunciantes (un particular y la Liga musulmana suiza) "están heridos en sus convicciones religiosas pero la ley no tiene un efecto concreto en sus vidas".
Y quizás sea cierto porque los símbolos movilizan masas, pero no siempre son tan importantes. Y en especial, para los musulmanes, pueden resultar mucho más relativos que para el supuesto laicismo europeo, que sólo admite campanarios. 
Cuenta Oleg Grabar en "La formación del Arte Islámico" que en el año 630 en la ciudad de Qinnasrin, al norte de Siria, el general musulmán Abu Ubayda llegó a un acuerdo con los cristianos para que aquellos que lo desearan, abandonaran la ciudad hacia los territorios de Anatolia. 
Mientras eso sucedía se trazó una línea divisoria en la ciudad, delimitanto el territorio de cristianos y musulmanes. Para delimitarlo ambos lados acordaron colocar una estatua del emperador cristiano bizantino Heraclio. Todo transcurrió en calma hasta que un día, un jinete musulman, aparantemente sin querer, dañó con su lanza la estatua de Heraclio en un ojo. Los cristianos se enfadaron mucho así que los musulmanes propusieron que una imagen del califa musulmán Omar fuera dañado de igual manera que la estatua de Heraclio. Así se hizo y todos terminaron contentos. Una solución con más ironía de la que solemos encontrar al afrontar estos contenciosos.

1 comentario:

  1. hola buenas estoy contento para ser con vosotros y agradesco vosotros atencion a los pueblos y

    si puede ayudarmi para un vizado para volver a valencia para hopirarmi de rodea ezquerda
    cordeales

    ResponderEliminar