domingo, 19 de junio de 2011

LA NUEVA CONSTITUCIÓN DE MARRUECOS CONVIERTE MEDIO MILLÓN DE MARROQUÍES EN ESPAÑA EN FUERZA ELECTORAL

Apenas un artículo en la nueva constitución de Marruecos podría ser ese aleteo de mariposa en el sur que provoca un tornado unos kilómetros al norte. El artículo 30 de la nueva carta fundamental del Reino contempla el voto de los extranjeros en las elecciones municipales marroquíes:

ARTICLE 30.

Sont électeurs et éligibles, tous les citoyennes et les citoyens majeurs jouissant de leurs droits civils et politiques. La loi prévoit des dispositions de nature à favoriser l'égal accès des femmes et des hommes aux fonctions électives. Le vote est un droit personnel et un devoir national. Les étrangers jouissent des libertés fondamentales reconnues aux citoyennes et citoyens marocains, conformément à la loi. Ceux d'entre eux qui résident au Maroc peuvent participer aux élections locales en vertu de la loi, de l'application de conventions internationales ou de pratiques de réciprocité. Les conditions d'extradition et d'octroi du droit d'asile sont définies par la loi. 


En la práctica significa que España deberá aplicar la reciprocidad y permitir la inscripción en el censo electoral y el voto en las municipales de unos 500.000 residentes marroquíes en España, según calcula Bernabé López García que nos facilita el enlace con la nueva constitución.
La incorporación del electorado marroquí, sobre todo en algunas ciudades de Catalunya, podría tener algunas consecuencias muy saludables. Aquí van tres:

La primera y más evidente: reconoce el derecho de voto al grupo de inmigrantes extranjeros que más tiempo lleva en España, junto con argentinos, uruguayos o chilenos. Desde el 23 F de 1981 hasta ahora ese inmenso colectivo de extranjeros de larga estancia y fidelidad con este país ha pasado por lo mismo que ha pasado el resto de los españoles. Su derecho a votar es justa consecuencia de su historia pionera en España. A estos inmigrantes España debe toneladas de frutas recogidas, miles de kilómetros de carreteras asfaltadas, cientos de miles de metros cuadrados de jardín regados, millones de euros ganados aportados a las arcas públicas.
 
La segunda y menos evidente: en una ciudad como Badalona viven 5.477 marroquíes y 4.453 en Hospitalet de Llobregat, según los cálculos del Observatorio de la Inmigración Marroquí en España. Suponiendo que todos los que cumplen los requisitos se inscriban en el Censo Electoral y asumiento que finalmente votara la mitad, al PSC quizás le hubieran dado buena noticia en las pasadas elecciones los votantes marroquíes. En Badalona, el PSC podría captar unos 2.000 votantes marroquíes, que le hubieran  acercado a un concejal más. En Hospitalet el PSC podría haber captado unos 1.800 votos marroquíes, que también lo hubieran acercado a un concejal más.

La tercera consecuencia, y esperanzadora, del ya próximo voto de los marroquíes es que la balanza se equilibra algo. Hasta ahora, el discurso anti marroquí, la explotación del recelo hacia los colectivos árabo-musulmanes y especialmente los magrebíes, resultaba gratis para sus voceros (del PP o de PXC o de CiU): no había contrapeso porque el marroquí era sólo objeto del debate. Pero ser elector lo convierte en sujeto de un debate. En Badalona, el eventual voto de los marroquíes hubiera duplicado los votos de Plataforma x Catalunya.
El cambio de la constitución en Marruecos puede ser una moderada buena noticia para los marroquíes en Marruecos. Lo es sin duda para los marroquíes en España. Y, en buena medida, es una potencial buena noticia para las expectativas electorales del PSOE en el futuro inmediato.


1 comentario:

  1. Hola Carlos. Enhorabuena por el blog. El trabajo serio y riguroso en la era de los 140 caracteres siempre tendrá recompensa. Un abrazo!

    ResponderEliminar