domingo, 22 de mayo de 2011

DESPUÉS DE LA INDIFERENCIA: LA ARENGA INCENDIARIA DEL PP

Hoy se eligen en España ayuntamientos y gobiernos regionales mientras miles de personas en más de 30 ciudades acumulan lemas y frases que destilan hastío. A estas horas de la llamada #spanishrevolution cuesta saber qué es o qué busca, pero es evidente que hay un grito contra la indiferencia.
La indiferencia de los políticos por algunas pocas cosas muy esenciales suele tener consecuencias explosivas. A veces son explosiones brillantes y fructíferas, como las acampadas en España, dede el KM 0 hasta pequeñas plazas en pequeñas ciudades. A veces el fruto de la indiferencia de los políticos es el ascenso de la arenga incenciadiaria contra el extranjeros.
Estación Sol. El muro de las reivindicaciones
Estas elecciones son las primeras en las que votan ciudadanos extranjeros. Casi medio millón de personas. Pero ese hecho, en sí un avance democrático, apenas ha motivado reflexión sobre lo que implica. Porque en estas elecciones si la inmigración ha sido parte del debate lo ha sido como condimento del discurso oportunista del PP. Conectar con el desencanto, sobre todo en los sectores más castigados por la crisis, ha sido su estrategia en Catalunya, y el recelo al extranjero su táctica infalible. Lo cierto es que sería imposible que se llenasen las plazas de toda España de personas indignadas si alguno de los partidos más importante hubiese sabido canalizar el descontento. De la misma forma, sería imposible que triunfase el discurso xenófobo del PP si los socialistas no hubiese dejado el camino libre para que avanzase el desprecio. Durante años, los grandes partidos ni se ocuparon de la inmigración. Era un asunto que cada ciudad abordaba como podía. Y cuando empezaron a ocuparse lo hicieron de forma tímida, a la defensiva, incluso no dando demasiada publicidad a sus políticas con la inmigración. Nadie quería dar la idea de ser amigo de los extranjeros.
Hoy, 25 años después de un poblamiento de 5 millones de extranjeros, la timidez de la izquierda en elaborar un discurso contundente sobre la necesidad y el beneficio de la inmigración, su incapacidad para captar la incertidumbre y el desasosiego en los barrios más castigados por la crisis y más necesitados de identificar enemigos, la indiferencia sobre cómo se construía la vida en común entre locales y extranjeros, hoy con todo eso, se ha escrito la mayor parte del discurso xenófobo que la derecha ha mostrado en esta campaña. Los resultados de hoy nos dirán hasta donde están dispuestos a llegar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario