domingo, 24 de abril de 2011

VOTO LATINO: ARENA EN MANOS DE OBAMA

Mientras el martes por la tarde Obama se reunía con varios legisladores y líderes de grupos activistas a favor de la reforma inmigratoria (DREAM Act) como Wade Henderson o Janet Murguía, el cartero llevaba a Prerna Lal una notificación de deportación: un procedimiento para que se vaya de Estados Unidos dejando su carrera como abogada, sus amigos en la universidad y su familia, toda ella con auténtica y genuina ciudadanía norteamericana.
Cartel de apoyo a la reforma migratoria en EEUU

Prerna Lal es una de las activistas y fundadoras del grupo Dream que defiende la reforma inmigratoria en Estados Unidos. Esa está siendo la realidad en cualquiera de los países democráticos occidentales: un debate permanente sobre la inmigración, un debate que nunca se cierra sobre sus beneficios y amenazas, mientras la práctica cotidiana sigue enfocada en el control y en la seguridad.
Obama ganó las elecciones con el 67% de apoyo entre los latinos. Ahora, tres años después, ese apoyo tiene 20 puntos menos. Los latinos creen que Obama finalmente no está dando el enfoque necesario al debate inmigratorio en Estados Unidos. Pero no sólo no lo creen los latinos. Tampoco las grandes empresas. Son empresarios quienes están defendiendo la reforma inmigratoria. Rupert Murdoch, Hewlett Packard, IBM, Disney, Boeing entre muchas otras grandes empresas están impulsando un lobby llamado "Partnership for a New American Economy" dedicado a lograr la reforma inmigratoria. Ellos también piensan que el debate está demasiado centrado desde hace demasiado tiempo en los aspectos de seguridad.
Obama necesita que este tema esté minimamente encarrilado ante las próximas elecciones. Necesita aumentar el apoyo de los latinos. Necesita no avivar más el debate para evitar más fugas en el centro derecha de su electorado. Y, cómo el mismo solía decir antes de ganar las elecciones, necesita decir a la gente lo que tiene que oir, en lugar de decirle sólo lo que quieren oir. Sin embargo, nadie en su entorno parece comprometido con explicar a los americanos que seguirán necesitando talento y mano de obra extranjera. Y deberán convivir con eso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario