sábado, 30 de abril de 2011

CUANDO LA INMIGRACIÓN ES UNA EXCUSA

Desde inicios de 2011 unos 26.000 refugiados conforman el "efecto" colateral de las revoluciones democráticas en el mundo árabe. Digamos que ese es el precio directo que paga Europa estos meses en sus calles. Unas 25.000 personas llegadas sobre todo a Italia a las que el gobierno de Roma da permisos para que sigan ruta a Francia. Sólo en 2010 hubo 189.600 aplicaciones de asilo en la Unión Europea y en ningún momento se planteó una crisis fronteriza como la que protagonizan Francia e Italia.
Fuente: Eurostat. Frontex
El temido "éxodo" tiene sin duda su efecto mediático y eso empieza a ser determinante para tomar decisiones políticas. Pero asuntos de política interna tanto en Francia como en Italia están siendo activadores muy poderosos para está regresión a las fronteras interiores en Europa. 
Sarkozy ve con creciente preocupación como la dirigente del Frente Nacional gana apoyo, simpatía popular y le roba protagonismo, precisamente bajo los preceptos del rechazo al inmigrante y bastante eurofobia. Berlusconi, imputado en varias causas y en fase de descomposición, tiene su asedio por la derecha muy derecha con la Liga Norte. 
En Roma nació en 1957 la unidad de Europa basada en los principios de libertad de movimiento de bienes, servicios, capitales y personas. Uno de esos principios de un proyecto de dos generaciones de europeos parece en peligro por 26.000 personas llegadas a las costas italianas en cuatro meses. Tremenda fortaleza la de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario