domingo, 20 de febrero de 2011

¿POR QUÉ NO VOTAN LOS EXTRANJEROS?

Las elecciones municipales españolas del próximo 22 de mayo iban a ser las primeras con una importante participación de los votantes extranjeros. Lo anunciaban los titulares de prensa, los expertos electorales y, con gran alarma, las voces que han hecho del "primero los de casa" su principal divisa.  
No era una ilusión sin fundamento. Una campaña de varias organizaciones civiles promovió durante el año pasado el voto de los extranjero y desde hace más de 20 años el voto de los inmigrantes es una reivindicación de partidos como el PSOE o Izquierda Unida. En los últimos meses, grupos de rumanos o ecuatorianos también han promovido el voto (y la inscripción en el censo, que era previa) entre sus compatriotas, seguramente las colectividades más numerosas en España. Y los gobiernos regionales del Partido Popular, sea en Madrid o en Valencia, y muchos municipios de los conservadores han animado a la participación. 
Campaña por el voto de los extranjeros
En este mismo blog comenté hace unos meses que el Partido de la Inmigración podía fácilmente suponer más de 1,2 millones de votos, en un escenario pesimista, una quinta parte de los más de 5,2 millones de extranjeros que viven en España. 
Sin embargo, el resultado ha sido pobre. 465.661 extranjeros, tanto comunitarios como no comunitarios, se han inscrito para votar, según los datos oficiales del INE. Unos 410.000 electores de la Unión Europea (lo que incluye, por ejemplo, el numeroso colectivo de rumanos, más de 720.000) y unos 50.000 electores de los países con los que España ha firmado convenio de reciprocidad (lo que incluye al numeroso colectivo de ecutorianos, unos 400.000).
¿Por qué no se han inscrito los extranjeros para votar?, ¿por qué no lo han hecho, sobre todo, los colectivos más afectados por la crisis? 
Cuando nos movemos entre los datos que muestra el registro de votantes podemos empezar a ver algunas cosas claras.
* La renta influye. Almeria es uno de los lugares en los que más alta ha sido la inscripción en el censo. En lugares como Arboleas o Mojacar, con absoluto predominio de inmigración/jubilación de británicos y alemanes, entre un 40 y un 55% de los extranjeros se han inscrito. Y si vamos a Alicante, donde la inscripción también ha sido relativamente alta (en torno a un 10% de los extranjeros) encontramos que en Benidorm, Torrevieja y Orihuela registran entre un 13 y un 15% de los extranjeros inscritos en el censo. Estas zonas son las que acogen una inmigración acomodada, europea y del norte.
* Las políticas locales se han notado. En Madrid se ha registrado un 6,2% de los extranjeros, pero en algunos municipios en los que las campañas han sido más insistentes, los resultados han sido más altos: Alcalá de Henares o Torrejón de Ardóz, por ejemplo, ambos con gobierno del Partido Popular. Estas diferencias en algunos casos son visibles al comparar la proporción de rumanos registrados (más presentes en Madrid) y la de ecuatorianos (más presentes en Murcia): se han inscrito un 13% de los rumanos frente a un 6% de los ecuatorianos.
* El contexto político importa. Catalunya registra, seguramente y tras  un primer análisis, los registros más pobres de electores extranjeros. En la provincia de Barcelona, por ejemplo, se registraron un 5,06% de los extranjeros. Pero en las cuatro primeras ciudades de la provincia (L´Hospitalet, Badalona, Sabadell o Terrassa) se ha incrito un escuálido 2,6%. En Barcelona capital, con fuerte presencia de comunitarios (franceses e italianos, muchos de ellos argentinos con pasaporte UE), el registro ha sido mayor.
Cartel del PP en Badalona:  uno de sus laboratorios discursivos
Si la incripción en el censo para ejercer el derecho a voto es una medida de la integración está por ver. De momento, si el voto midiera de algún modo el triunfo de la convivencia entre locales y extranjeros, los resultados desaniman. Por un momento la inmigración pudo ser, además de un asunto electoral (una bolsa de arena a la que dar), un nuevo actor político. Un espejismo. En las próximas elecciones locales del 22 de mayo el extranjero seguirá siendo un buen argumento electoral y su voz, un clamoroso silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario