domingo, 16 de enero de 2011

INCÍVICOS Y ESQUIZOFRÉNICOS

El postulante a ser primer alcalde del PP en Badalona, en plena área metropolitana de Barcelona, sabe a lo que apuesta. "Hablaré de inmigración y mucho", inconfundible advertencia. 
Él vuelve a hablar del incivismo de los inmigrantes. Dice que la Guardia Urbana debe "perseguir a los incívicos y no educarles"...y repite que los extranjeros "que no se comportan" no tienen derecho a tener papeles o a traer a sus familia.
Por favor Albiol, defina incívico!
Las ordenanzas de incivismo, que son una relativa novedad en los ayuntamientos españoles, regulan desde el abandono de animales hasta los ruidos de una discoteca, hacer un graffiti o mear en la calle, no respetar la habitabilidad de un piso (por ejemplo por hacinamiento) o insultar a un abuelo. También robar bicicletas . Son miles las denuncias y miles las multas. En 2009 en Barcelona fueron unas 100.000 multas en todo el año.
Si buscas la nacionalidad de los sancionados te metes en un calvario estadístico y resulta complicado, por no decir imposible, saber de dónde vienen los infractores. 
Y tiene sentido. Al fin y al cabo, qué importa si el pasaporte del que se mea en la calle es español, argentino, marroquí o italiano. La urea derramada no responde a patria alguna. ¿Es diferente la rotura del banco de la plaza si la provocó un marroquí o un catalán de pura cepa?
Si hablamos de venta ambulante, la inmensa mayoría son multas a inmigrantes (generalmente vendedores CD y DVD piratas). Si hablamos de orinar en la calle, arrasan los españoles. Si hablamos de ruidos, hay de todo. Si hablamos de no respetar el mobiliario, arrasan los españoles, si hablamos de vivienda, ganan los extranjeros...En Alcalá de Henares, el alcalde, que es del PP, incluye entre las muestras de incivismo las pintadas racistas, abundantes en la ciudad. Y un gesto a sus votantes rumanos.
El incivismo, o mejor dicho las denuncias y las multas, han aumentado. Pero eso compete a extranjeros y españoles por igual. En Amsterdam, en un albergue juvenil se advierte a los huéspedes por los comportamientos incívicos. Pero el cartel no está escrito en holandés ni en inglés ni en francés. No, tampoco en árabe. Lo hace en castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario