domingo, 16 de enero de 2011

EL TRIUNFO DE LA "ESTRATEGIA BADALONA"

Durante unos minutos en la noche del 28 de noviembre (elecciones catalanas) pensamos que una representación de la ultraderecha, con su simplificada forma de dividir la vida entre los de adentro y los de afuera, entraba en el Parlamento de Catalunya. A las 20 horas, cuando se cierran los colegios electorales, a las 21, a las 22 la televisión no dejaba de dibujar en sus gráficos que el partido de Josep Anglada, Plataforma x Catalunya, entraba en el Parlamento. No había sorpresa y eso es alarmante. Anglada y sus andanadas contra musulmanes de toda patria, negros animistas, ecuatorianos evangelistas y hasta ortodoxos polacos han ido ganando adeptos porque al fin y al cabo el "odio está en el aire". A medida que pasaban los minutos y la horas, las opciones del ultraderechista se fundían como una mala vela. Anglada no entró en el parlamento , pero su espíritu sí. Y se ha apoderado de todos los partidos en Catalunya. La consigna es ser duro con el extranjero.
Cartel electoral de Plataforma x Catalunya:
Corrupción e Inmigración. Dos conceptos unidos
Y así, pocos días después de las elecciones en Catalunya, varios municipios, gobernados por el Partit del Socialistes de Catalunya (PSC), empezaron a dar sus codazos intentando encontrar un espacio en el coro de voces contra el extranjero. Empezó Hospitalet de Llobregat , fundamental feudo socialista. La propuesta del Ayuntamiento es negar el empadronamiento a los extranjeros que tengan comportamiento "incívico". Después han ido sumándose otras ciudades  como Badalona, Salt, Vendrell, Reus o Tarragona. Unas veces hablando de incivismo. Otras veces del burka . 
Todos miran al Partido Popular (PP). Se diría que con algo de temor. Su uso de la inmigración como un mecanismo para descargar las emociones negativas que impone la crisis le ha dado resultado fantásticos.
Badalona es un ejemplo. Es una ciudad de unos 150.000 habitantes. Mediana. Tradicional caladero de votos socialistas, que se han ido perdiendo poco a poco: 36000 votos en 2003, 25.000 en 2006, 19.000 votos en 2010. Y con una cantidad importante de extranjeros de múltiples orígenes: rumanos, gitanos o no; magrebíes; bengalíes y pakistaníes; chinos; ecuatorianos y argentinos. Los socialistas ganaban siempre.
El PP lleva tiempo usando la inmigración en Badalona. Su líder local, Xavier García Albiol, lo hizo en 2006 con resultados regulares, pero la crisis, el paro y esa sensación de que "no hay para todos" ha logrado catapultar al PP. Ha ganado más de 5000 votos entre 2006 y estas elecciones. Sus folletos sobre los rumanos, sus paseos por los supuestos "guetos" de Badalona le han dado resultado. En estas elecciones, en Badalona, hubo 6.881 votos más que en las pasadas de 2006. Han ido todos a Convergencia i Unio (CiU) y el PP. Además, entre CiU, el PP y Plataforma x Catalunya se han quedado con los votos perdidos por el PSC (5968), ERC (3680) y ICV (485). En total,  17.014 votos que han ido a parar, al menos en un 50%, a discursos marcados por el desprecio. La "estrategia Badalona" , que consiste en explotar hasta la saciedad todos los puntos débiles de las relaciones entre extranjeros y locales con el único fin de ganar votos, parece que ha sido refrendada trás el 28 de noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario